Diario de Nohemí

Retazos diarios de mi vida: Sexo, histeria, esperanzas y mala leche XD Con contenido para mayores de 18 años, AVISO

viernes, agosto 18, 2006

El mundo en moto y fantasías sexuales

Desde la primera vez que vi el documental protagonizado por Ewan MacGregor y su amigo Charlie Boorman, Long Way Round, (que lo dan ahora los sábados en LOCALIA a las 19:30) en el que dan la vuelta el mundo en moto, me quedé prendada del proyecto. Envidio esa sensación de libertad que debe de dar viajar por todos lados, la auténtica aventura, como en el siglo XIX. Un espíritu que se ha perdido con los modernos medios de transporte. Por eso, me gustaría tener una de sus BMW y recorrer toda España en busca de esa gente que he conocido en el Chat Lycos y que se ha molestado en conocerme, sin censurarme y sin pensar en que soy una calientabraguetas y rajas, una tía que no merece la pena hablar con ella por que no tiene descargado el programa del MSN por que está en la oficina y no tiene cam, entre otras cosas. Por desgracia me he encontrado con mucho idiota, sin embargo, y por suerte, con gente maravillosa.


Me gustaría montarme en la moto y recorrer autopistas y carreteras en busca de esa gente. Mi primera parada obligatoria, y no me importaría que fuese la única, sería para estar con mi “Sunny”, la chica que me ha devuelto la sonrisa por el Chat y en la vida real, también después de mis momentos recientes y duros. Justo con la chica que he tenido una fantasía sexual cuando me he despertado esta mañana. Verla dormida a mi lado, con su cara de ángel. La quería rozar con la punta de la nariz los contornos de la cara para ver si se iba enterando de mi presencia. Luego intenté acumular saliva en la lengua, gracias al paladar. Le lamí sus rojos labios y ella se iba desperezando y yo la abrazaba para sentirla despertar. La besé con toda mi pasión cuando abrió los ojos y ella me devolvió los besos. Estuvimos un ratito lamiéndonos y comiéndonos los labios, algo que me encanta. Pero mi fantasía no quería quedarse en ese momento de placer y siguió derroteros encaminados a su cuello… hasta sus pechos. La punta de mi lengua bailó describiendo la aureola de su pezón derecho mientras pellizcaba el de su izquierda. Saqué el ancho de la “sin hueso” y describí una línea desde la base de su teta hasta el pezón. Cuando llegué a él, lo mordí y lo estiré. Noté en mi mente su estremecimiento. Hice lo mismo con el gemelo. Estaba ya mojadita.

Me puse sobre ella, la cubrí de besos mientras seguía la carretera directa a su sexo. Rocé sus labios con la yema de los dedos y los besé como si fueran los preciosos que adornan su angelical rostro. Igual. Solo buscaba que se corriera. Empecé a tocarme con demasiado poco pudor en mi cama. Al final desee tener el mismo consolador que me metió Alejandra, ese del arnés, ya que Sunny estaba a punto de caramelo. La penetré igual que hizo mi ex – amiga y la abracé. Se lo metía una y otra vez. Sentía sus continuos estremecimientos que se unían a los míos de la vida real bajo la sabana. La sentí viva y cálida en mi mente y en mi cama.

1 Comments:

  • At 11:23 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Hola.Decir que me encantan tus aventuras y tus fantasias sexuales.Yo creo que deberias meter alguna vez un hombre y no solo vibradores.Es mucho mas excitante y ardiente.
    A mi me encanta el morbo y estas cosas meponen a tope.Deseo sigas escribiendo para poder imaginar muchas cosas y disfrutar del sexo.

    Un beso de forestal2

     

Publicar un comentario

<< Home